¿Qué es el reflejo de eyección durante la lactancia?

Cuando das el pecho a tu bebé, tu cuerpo libera hormonas que conducen la leche hacia los conductos detrás del pezón. Esta salida se llama “reflejo de eyección” o “reflejo de salida de leche”, o popularmente subida de la leche.. El reflejo de eyección se produce cada vez que das el pecho y significa que tu leche está preparada para fluir.

¿Cuánto dura la salida?

El reflejo de eyección es una acción natural y automática. Puede tardar unos minutos cuando empiezas a dar el pecho, pero a medida que continúas se vuelve más eficaz y se produce a los pocos segundos.

A veces el reflejo de eyección puede producirse en respuesta al llanto de tu bebé. Para algunas mujeres, incluso el llanto de otros bebés puede estimular la salida de leche.

¿Qué se siente cuándo se produce el reflejo de eyección?

Es posible que sientas algunas o todas de las siguientes sensaciones físicas cuando se inicia la subida de leche.

  • Después de algunos segundos o minutos dando el pecho, es posible que notes un hormigueo que empieza bajo tu brazo y continúa debajo de tu pecho.
  • Que gotee o salga un chorro de leche del otro pecho.
  • Calambres en el útero durante los primeros días después de dar a luz. La hormona que provoca que fluya leche (oxitocina) también hace que el útero se contraiga. La lactancia es parte del proceso que ayudará a tu útero a volver a su tamaño original.

¿Cómo puedo estimular el reflejo de eyección?

Para favorecer el proceso de eyección prueba las siguientes recomendaciones:
  • Da el pecho en un lugar tranquilo en el que no te molesten.
  • Prepárate para la toma masajeando suavemente tus pechos. Masajear el pecho ayuda a estimular el reflejo de eyección y a prevenir la obstrucción de los conductos lácteos, lo que puede dar lugar a problemas más serios. Lávate las manos y utiliza la mano contraria a tu pecho. Empieza tu masaje en la axila y muévete a través y bajo el pecho.
  • Si estás experimentando problemas para conseguir la subida de leche, inclínate hacia delante y deja que tus pechos cuelguen de manera que sientas todo su peso. Después balancealos suavemente de lado a lado.
  • Abraza a tu bebé. El contacto piel con piel estimula la oxitocina, que es la hormona involucrada en la subida de la leche.
  • Asegúrate de estar cómoda y que tu bebé está bien colocado para conseguir un buen agarre.
  • Ten un vaso de agua cerca – la lactancia te da sed.
  • Mira a tu bebé cuando lo alimentas. Esto estimula la oxitocina y favorece el apego.
  • Utiliza ropa cómoda y un sujetador de lactancia adecuado.
  • No te pongas nerviosa por la lactancia – el estrés puede inhibir tu reflejo de eyección, por lo que intenta relajarte cuando das el pecho y recuerda que producir y ofrecer leche es una de las funciones naturales de tu cuerpo.

Si continúas teniendo problemas con la subida de leche no dudes en consultar con tu asesor de lactancia, matrona o médico.