Problemas para engancharse

Un buen enganche es necesario para una lactancia sin dolor. El término engancharse conlleva que el bebe introduce el pezón y la aureola entera en su boca. Engancharse correctamente significa que su bebé recibe la cantidad de leche suficiente y evita la aparición de grietas y dolor en sus pezones. Un mal enganche puede dar lugar a una reducción en la producción de leche materna y su bebé no ganaría peso tan rápidamente como le gustaría. Los problemas en el enganche son muy frecuentes. Es muy importante empezar bien lo antes posible (preferiblemente tras la primera hora después del parto) y solucionar desde el principio cualquier problema que pueda aparecer..

Cómo reconocer un buen enganche

Cuando le bebé está bien enganchado, el pezón entero y la aureola completa están en su boca, con el pezón posicionado hacia la parte posterior de la boca del bebé. La lengua del bebé cubre los dientes inferiores, protegiendo al pezón de un posible daño. Es por esto que decimos que aunque la lactancia puede ser un poco incómoda al principio, a medida que se consigue un buen enganche, no debería ser dolorosa.

Otros signos que caracterizan un buen enganche incluyen una ligera sensación de estiramiento en sus pechos y observar que su bebé está tragando la leche. Adicionalmente, si no tiene dolor y su bebé está ganando peso contínuamente, es muy propable que la lactancia sea buena.

Debería detener el mal enganche. Introduzca suavemente su dedo entre los labios de su bebé, en la esquina de la boca y deje algo de espacio para colocar su pezón. Vuelvalo a intentar de nuevo.

Cómo ayudar a su bebé a que se enganche adecuadamente

La lactancia lleva algún tiempo, así que asegúrese de conseguir una posición correcta primero. Puede sentarse en una posición reclinada o acostarse, lo que mejor le convenga. Tenga unas cuantas almohadas listas para proporcionar apoyo en la espalda, cabeza o entre las rodillas. Si es posible, de el pecho en una habitación oscura, silenciosa con mínimas distracciones. Esto le ayudará a usted y a su bebé a relajarse y facilitar la lactancia. Sin embargo, su bebé no debe estar tan relajado como para que se quede dormido. Despierte a su bebé suavemente tocando sus pies o moviendo sus piernas.

Existen diversas maneras de coger a su bebé para conseguir un buen enganche. Acune a su bebé en sus brazos mientras están acostados frente a usted, sosténgalos bajo su brazo como un balón de fútbol, o téngalos a su lado en la cama. Sea cual sea la posición que mejor funcione para usted, las directrices son las mismas. La cabeza y el cuerpo del bebé deben estar girados hacia su pecho y colocados cerca de su cuerpo. La cabeza del bebé debe estar al mismo nivel que el pezón para que no tengan que esforzarse en llegar a él.

Seguidamente, coja su pecho en su mano y presiónelo ligeramente para exprimir unas pocas gotas de leche. La leche materna es una muy buena manera de proteger al pezón de daños y grietas, pero también sirve como una señal para que su bebé abra la boca y acepte el pezón. Utilice su mano para dirigir el pezón hacia la parte posterior de la boca de su bebé y antes de que la boca de su bebé se cierre alrededor del pezón, llevalo más cerca de ti. La barbilla del bebé debería estar presionada contra su pecho, con la nariz retirada para no alterar la respiración.

Si está teniendo problemas de enganche, no dude en pedir ayuda. Hable con su médico, matrona, amiga o familiar que haya dado el peho.