Lactantes

Cuando llega a casa con su bebé después de dejar el hospital, es normal encontrarse en un torbellino de preguntas, dudas y preocupaciones sobre cómo proporcionar a su bebé una nutrición adecuada. Alimentar a un bebé requiere gran parte de su día, por lo que es importante conocer algunos consejos e información para pasar los primeros días en casa tan libre de estrés como sea posible.

Con qué alimentar

Los expertos de todo el mundo recomiendan la lactancia materna por ser extremadamente beneficiosa tanto para la madre como para el bebé. Además de que el bebé recibe todos los nutrientes necesarios y está protegido de infecciones durante más tiempo, la lactancia también tiene efectos positivos en la madre, ofreciendole una gran oportunidad para relacionarse con su bebé. Ya sea porque da el pecho o leche de continuación, su bebé no necesita agua, zumo o cualquier otro líquido (especialmente no leche de vaca, que no debe ser introducida antes del primer año). Su cuerpo se ajustará a las necesidades de su bebé y por ejemplo, durante los calurosos días de verano su leche se volverá acuosa para saciar la sed.

Con qué frecuencia alimentar

En lugar de regirse por horarios en las tomas, alimente a su bebé cada vez que observe los primeros signos de hambre, como el aumento de actividad o sollozos. Llorar es un signo tardío de estar hambriento, así que intente reconocer los signos anteriores y dar el pecho o la fórmula. Como guía, La Academia Americana de Pediatría recomienda que los recién nacidos sanos deben mamar de ocho a doce veces en un período de 24 horas. Esto equivale a dar el pecho cada 2-3 horas.

A medida que los bebés crecen y su estómago se vuelve más grande, de manera natural empiezan a dejar más tiempo ente tomas y desarrollan patrones de alimentación más regulares. Los brotes de crecimiento pueden alterar los patrones de alimentación más regulares, pero por lo general son de corta duración.
Fuente: http://www.llli.org/faq/frequency.html

Cuánto alimentar

Un recién nacido sano que mama bien gana unos 170g de peso corporal por semana y produce 6 o más pañales mojados por día. Para conseguir que su bebé tome el pecho de manera eficaz y consiga la suficiente leche es crucial que se enganche bien. Pregunte a su matrona para comprobar si su bebé se engancha correctamente. Si su bebé termina de succionar, se retira del pezón o biberón, o cierra su boca, suele ser una señal de que ya ha tenido suficiente. Espere un minuto o dos y vuelva a intentarlo. Si su bebé no parece interesado en comer, probablemente esté lleno y debería intentar que eructe. Una vez que la toma ha acabado, su bebé debe parecer relajado y sus pechos se deberían sentir más ligeros y suaves. No debería esperar que su bebé tome la misma cantidad de leche materna o fórmula cada día. Su bebé pasará por diversas etapas de crecimiento: periodos en los que comerá más frecuentemente o durante más tiempo de lo habitual.

Muchas madres se preocupan acerca de si su bebé está comiendo lo suficiente. En vez de causarse un estrés innecesario, observe a su bebé y haga caso de sus instintos. Un bebé sano que va ganando peso, tiene movimientos normales en el intestino y la cantidad suficiente de pañales mojados al día, es un bebé bien nutrido. Sin embargo, si tiene alguna preocupación o pregunta no dude en consultarlo con su médico.

Necesita el recién nacido algún suplemento

Sí, si le está dando el pecho su bebé necesita vitamina K durante los primeros 3 meses. Normalmente la flora intestinal proporciona vitamina K. Como la flora intestinal de su bebé aún no está desarrollada, su bebé necesita ser complementado con vitamina K. En la leche de continuación se añade la vitamina K. Pregunte a su matrona, ginecólogo o médico sobre los complementos adecuados para su bebé. Algunos expertos recomiendan suplementos de vitamina D para aumentar la absorción de minarales necesarios para el buen desarrollo de los huesos.

Disfrute el proceso

La lactancia requiere una gran cantidad de tiempo cada día, sobretodo durante los primeros meses. Utilice este tiempo para unirse a su bebé, préstele atención y disfrute de ese momento juntos. Antes de que se de cuenta su bebé habrá crecido y esos momentos le parecerán preciosos.