Dolor de pecho durante la lactancia

Muchas madres dejan de dar el pecho antes de lo recomendado a causa del dolor y molestias que sienten diariamente. Entendemos que el dolor de pecho durante la lactancia puede hacer que usted tema la siguiente toma, y es por eso que hemos realizado esta guía que recoge las causas de dolor más comunes.

El reflejo de eyección

Es una sensación normal - puede sentir un dolor fugaz en sus pechos causado por las células musculares que exprimen la leche hacia el exterior durante la lactancia. La sensación puede ser muy leve, como un leve cosquilleo, o se puede sentir una fuerte presión. Es probable que a medida que pasa el tiempo, usted se acostumbre y deje de molestarle.

Dolor en los pezones

La causa más frecuente de dolor en los pezones es que el bebé no se engancha correctamente. Esto hace que el bebé mastique el pezón, en lugar de succionar adecuadamente, lo que resulta en pequeñas grietas y abrasiones en la piel sensible del pezón. Esta condición puede ser muy dolorosa, por lo que nuestro primer consejo es encontrar una buena posición en la que su bebé se pueda enganchar correctamente. Cuando el bebé se engancha correctamente, el pezón entero, así como parte del pecho, debe estar en su boca. El pezón debe estar colocado cerca de la parte posterior de la boca del bebé para que la leche entre directamente en su garganta. Incline la cabeza de su bebé ligeramente hacia atrás y presione el mentón hacia el pecho, mientras mantiene su nariz alejada del pecho para que el bebé pueda respirar sin dificultades. Ponga su brazo debajo de los hombros del bebé para que la cabeza se pueda inclinar hacia atrás ligeramente, mientras mantiene a su bebé muy cerca de usted con sus estómagos en contacto. Con estas directrices en mente, experimente con diferentes posiciones y encuentre lo que más le convenga: puede sentarse en una silla reclinable, acostarse con su bebé al lado o sentarse con su bebé acostado en la almohada frente a usted. Si los pezones ya están agrietados, aplique una compresa para el pezón que acelerará el proceso de curación. También puede proteger sus pezones entre tomas aplicando un bálsamo de pezón - sólo asegúrese de que es seguro para su bebé, para que no sea necesario retirarlo antes de dar el pecho.

Infección por cándida

Se puede desarrollar una infección por hongos en sus pezones y en la boca de su bebé, que puede a veces introducirse en los conductos de la leche y ocasionar dolor. Esta condición requiere un tratamiento adecuado prescrito por su médico.

Ingurgitación

Esta condición suele presentarse en los primeros días después del nacimiento de su bebé, o si no está dando el pecho tan a menudo como normalmente lo hace (por ejemplo, está viajando y se ha olvidado de sacarse la leche o se ha saltado una toma). Esto provoca que los pechos se llenen de leche, aumenten de tamaño y se vuelvan caliente al tacto y con dolor. Si acaba de dar a luz, no se preocupe, esta condición desaparecerá una vez que su bebé tenga una rutina de lactancia. Si está viajando o tiene un horario difícil, considere la posibilidad de sacarse la leche para evitar la congestión.

Mastitis

Si presenta un enrojecimiento, hinchazón, dolor y calor en una zona del pecho, a veces incluso seguido de fiebre y dolores corporales, probablemente tenga mastitis: una inflamación de los pechos causada por una infección. La causa principal de la mastitis es una mala técnica durante la lactancia que hace la leche quede atrapada en el pecho. Otras causas son: un conducto de leche bloqueado que hace que la leche retroceda, lo queconduce a la infección del pecho; y bacterias que entran en el pecho a través de una rotura o grieta en la piel del pezón o a través de una abertura de un conducto para leche. Puede dar el pecho a su bebé a pesar de la inflamación, pero debe visitar a su médico para que le indique el tratamiento a seguir.