Cuidado del pezón

Se necesita algo de tiempo para acostumbrase a dar el pecho, la sensación inicial puede ser extraña y algo incómoda. Sin embargo, debería acostumbrase muy pronto, ya que el dolor no debería formar parte de la lactancia. Normalmente, el dolor es un signo de que algo no está bien, siendo la causa más común una mala posición al dar el pecho. Para que la lactancia sea agradable e indolora, hemos recogida una serie de guías generales para el cuidado de pechos y pezón.

Cómo cuidar sus pechos y pezones durante la lactancia

Las recomendaciones generales de higiene son muy sencillas, simplemente aclarar sus pechos con agua caliente mientras toma una ducha. Evite usar en sus pechos y pezones geles de baño o jabones con detergentesm estos productos resecan su piel al eliminar los aceites naturales presentes en su superficie y pueden causar grietas e irritación. Después de la ducha o dar el pecho, dede que se sequen sus pezones al aire.

Una buena práctica es extender unas pocas gotas de leche tras dar el pecho por sus pezones. También debería usar un bálsamo para pezones que nutra la piel y proteja sus pezones de daños. Cuando elija un bálsamo para pezones, asegurese de que no tiene por que ser eliminado antes de dar el pecho y de que es seguro para su bebé si lo ingiere. Aclarar sus pechos con agua antes de dar el pecho los vuelve más secos y expuestos a la tinrantez y daños potenciales, de manera que dejar el bálsamo durante la toma ofrece una protección adicional, sin mencionar la facilidad de uso.

Evite el uso de sujetadores de lactancia con almohadillas sintéticas no-transpirables, estos materiales impiden que la piel respire y pueden crear medios ideales para que los microbios crezcan y causen una infección. Cambie las almohadillas con frecuencia, para no usar durante mucho tiempo almohadillas húmedas.

Qué hacer si experimenta dolor en los pezones

En primer lugar, si experimenta dolor cuando da el pecho, no dude en pedir ayuda a su médico o matrona. Un buen enganche desde el principio le ayudará a prevenir cualquier molestia, por lo que si tiene preguntas o preocupaciones, no tenga miedo de preguntar.

Si sus pezones ya están doloridos e irritados, utilice compresas para el pecho que aceleran el proceso de curación. Si el dolor es fuerte, las compresas frías puede ofrecer algo de alivio, pero no aplique nunca hielo directamente sobre la piel. Si el dolor es muy fuerte, puede sacarse leche según su horario habitual de tomas para prevenir la mastitis. La leche que se saque está en perfectas condiciones para ser ofrecida a su bebé. Debe decidir si se saca la leche con la mano o utiliza un sacaleches, le recomendamos que hable con su matrona para decidir que es mejor para usted.

A veces, el dolor en los pezones puede estar causado por una infección por hongos. En ese caso, consulte con su médico acerca del mejor tratamiento para usted y su bebé, ya que es posible que su bebé también tenga hongos en su boca.

Cuando tenga dolor, ofrezca a su bebé el pecho en el que el dolor es menor primero, la succión inicial es la más fuerte, por lo que es la que más duele. Una vez que su bebé haya mamado durante un tiempo, es menos probable que su succión sea fuerte. Asimismo, experimente con diferentes posiciones para dar el pecho. Encuentre la que se adapte mejor a usted y su bebé y proporciónele un ambiente tranquilo y libre de distracciones, dónde su bebé se pueda relajar y concentrarse en la lactancia. Esto puede prevenir algún mordisco ocasional en el pezón.