Cómo aumentar el flujo de leche

Si le preocupa pensar si está produciendo suficiente leche para las necesidades de su bebé, le reconfortara saber que no es la única. Muchas madres alrededor del mundo comparten esta preocupación. Si su bebé aumenta de peso contínuamente, produce un número suficiente de pañales mojados y movimientos intestinales cada día, y si sus pechos se sienten más ligeros y suaves después de dar el pecho, probablemente su bebé esté recibiendo toda la leche que necesita. Sin embargo, si tiene alguna pregunta o preocupación, no dude en hablarlo con un médico o matrona. A continuación se presentan algunos consejos que puede poner en práctica para aumentar el flujo de leche, si siente que no está produciendo lo suficiente o sólo desea prevenir problemas.

La primera cosa que debe recordar en relación a la producción de leche materna es que está relacionada con la demanda – cuando más de el pecho, más leche producirán sus pechos. De el pecho cuando su bebé muestre los primeros signos de hambre (nerviosismo, sollozos), bastante antes de que empiece a llorar. No intente adoptar horarios para las tomas, sino que confie en el reloj interno de su bebé que le dirá exactamente con qué frecuencia y durante cuanto tiempo dar el pecho. También, hay días en los que su cuerpo se tiene que ajustar a un cambio en las necesidades de su bebé. En esos días su bebé estará más agitado y necesitará más tomas. Después de 2-3 días todo volverá a la normalidad, su cuerpo se adaptará y su bebé volverá a estar satisfecho. Días como esos ocurrirán regularmente durante el primer año, y normalmente van junto a un paso importante en el desarrollo de su bebé. Intente encontrar el suficiente descanso en esos días y de el pecho a su bebé tan frecuentemente como lo necesite. Si su bebé no gana peso tan rápidamente como le gustaría o la lactancia es doloroso, la causa puede estar en un mal enganche. Pida ayuda a una matrona, amiga o familiar que tenga experiencia en lactancia. Un buen enganche permitirá a su bebé mamar eficazmente y protegerá a sus pezones de dolor y daños.

Intente evitar dar a su bebé leche de continuación, si es posible. Esto se relaciona con la demanda y la producción. Si su bebé toma esta leche artificial, tomarán menos el pecho, lo que llevará a una reducción de la producción de leche materna. También, evite ofrecer biberones o chupetes hasta que se haya establecido la lactancia, los chupetes pueden confundir a su bebé con el pezón, resultando en que no quieran mamar.

Durante la lactancia, un suave masaje de los pechos puede ayudar, no con la cantidad de leche que producirá, pero abre los conductos y favorece un fujo de leche libre.

A veces puede ser reconfortante pesar a su bebé antes y después de comer, pero sea consciente de que la cantidad que bebe su bebe es muy pequeña al principio.

Los científicos aún no afirman si ciertos alimentos pueden influir en la lactancia, por lo no tome cualquier afirmación al pie de la letra. Se cree que algunos alimentos aumentan la producción de leche como algunas semillas (como alholva, hinojo, comino, sésamo y eneldo), ajo, espinacas, té de albahaca, lentejas, nueces y frutos secos, avena, cardo, jengibre y zanahorias.

Si decide experimentar con alguno de estos ingredientes, tenga en cuenta que deben tomarse con moderación, y siempre como parte de una dieta sana y equilibrada. Antes de empezar a tomar cualquier complemente o remedio vegetal, consulte con su médico.

Otra causa muy común que reduce la producción de leche es el estrés. Tener un recién nacido puede ser muy estresante, por lo que dedique tiempo para relacionarse con su bebé y descansar. Si es posible, limite sus obligaciones al mínimo para que puede pasar los primeros días tras el parto con su bebé. No se sienta mal por pedir ayuda a amigos o familiares. De el pecho en la habitación más tranquila y silenciosa de la casa. Esto ayudará a usted y su bebé a relajarse y centrarse en la lactancia. Especialmente en los días en los que su cuerpo se tiene que adaptar a las nuevas necesidades de su bebé, y su bebé está más nerviosa, le ayudará hablar con otras madres que tengan un bebé en la misma etapa. El reconocimiento y comprensión le ayudará y guiará durante este proceso.