Alivio para el dolor en la lactancia

Muchas madres experimentan dolor mientras dan el pecho por varios motivos. Para algunas, puede convertirse en algo tan angustioso que deciden dejar de dar el pecho de golpe. Los expertos recomiendan dar el pecho a su bebé hasta que tengan al menos un año de edad, por lo que dedica algo de tiempo a identificar la causa de la molestia y aprender algunos métodos fiables y eficaces que ofrecen alivio al dolor causado por la lactancia.

. Corregir el enganche para aliviar la causa más frecuente de dolor en la lactancia como es un mal enganche. Cuando de el pecho, su bebé debe tener el pezón y la aureola completa en su boca, con el pezón posicionado hacia la parte posterior profunda de la boca, de manera que el pezón no sufra demasiada presión cuando el bebé succiona. Los labios del bebé tienen que estar ligeramente curvados hacia fuera, para que no haya espacio de aire entre los labios del bebé y el pecho. La nariz debe estar alejada porque su bebé respira por la nariz mientras mama. Coloque a su bebé cerca suyo, de manera que su cabeza esté ligeramente inclinada hacia atrás y su barbilla se encuentre muy cerca de su pecho. Exprima su pecho suavemente y dirija el pezón hacia la parte posterior de la boca de su bebé. Ajuste la posición hasta conseguir un enganche indoloro en el que su bebé mame con tragos largos y rítmicos.

Si tiene problemas para conseguir un buen enganche, hable con su matrona para que compruebe si su bebé tiene algún problema en la lengua, lo que es una causa muy común de problemas en el enganche.

Cuidado de los pezones irritados y agrietados

Si su bebé tiene problemas para engancharse, suelen acabar succionando el propio pezón, dañándolo y causando dolor e irritación. Un buen enganche ayudará a evitar estos problemas, pero si el daño ya está hecho, hay algunas cosas que puede hacer para aliviar el dolor, como aplicar compresas para el pecho que contienen ingredientes curativos que favorecen la recuperación. Las compresas frías también pueden aliviar el dolor, al menos temporalmente, recuerde no colocar hielo directamente en su piel.

Si su bebé tiene hambre, succionará con más fuerza de lo habitual, causando más daño a sus pezones ya doloridos. Observe los primeros signos de hambre y ofrézcale primero el pecho menos dolorido. De esta manera, cuando el bebé mame del otro pecho ya no lo hará tan agresivamente. Antes de dar el pecho, exprima unas pocas gotas de leche para estimular el reflejo de ejección y evitar que su bebé muerda el pezón en un intento de conseguir leche.

Si sus pezones tán tan doloridos como para dar el pecho, saque la leche para mantener su suministro y evitar la ingurgitación. A veces utilizar un disco de lactancia es una solución para continuar dando el pecho.

El dolor en los pezones puede también estar causado por otros factores como hongos, infección bacteriana o trastornos de la piel como eczema o psoriasis. En caso de infección, debe consultar con su médico quién le prescribirá la medicación adecuada. La piel de los pezones y pechos también se puede irritar por componentes agresivos de cosméticos y productos de higiene, o como resultado de alergias a un nuevo producto que haya empezado a utilizar. Trate de identificar y evitar la causa. Los irritantes más comunes incluyen geles de ducha y baños de espuma, que pueden secar la piel del pezón en exceso. Aclare sus pechos con agua caliente y evite utilizar ese tipo de productos en sus pechos.

Cuide sus pezones exprimiendo unas pocas gotas de leche después de la toma y esparciéndolas sobre los pezones. La leche tiene un efecto calmante y protector en la piel. También puede utilizar un bálsamo para el pezón que nutre la piel y protege el pezón de las grietas.

Prevenir la ingurgitación

Otra causa común de dolor durante la lactancia es la ingurgitación o acumulación de leche en sus pechos. Evite saltarse una toma, y si debe hacerlo (por ejemplo, si está trabajando o fuera de casa), sáquese la leche según los horarios habituales de tomas. El uso de compresas caliente y masajes puede ayudar con la producción de leche y reducir la presión.