Alimentación durante la Lactancia

Probablemente haya oído hablar del viejo dicho que durante el embarazo debe comer por dos, a pesar de haber algo de verdad en este consejo, no se debe seguir de manera literal. Los estudios han demostrado que la ingesta excesiva de alimentos puede convertir la diabetes gestacional en diabetes tipo 2, por lo que es importante que su dieta proporcione a su cuerpo lo que necesita durante el embarazo, pero no más que eso.

Las reglas son similares durante el período de lactancia. Debe proporcionar a su cuerpo una dieta sana y equilibrada que incluya una amplia variedad de ingredientes nutritivos, en cantidad suficiente para las necesidades de su organismo. Mientras esté dando el pecho, puede consumir hasta 500 calorías al día más de lo habitual, por lo que según el peso ganado durante el embarazo, su metabolismo y otros factores, necesitará o no aumentar la cantidad de alimentos que consume. La manera más segura de seguir una dieta sana es escuchar al propio organismo. Coma cuando tenga hambre, en menor cantidad pero comida sana. Sin embargo, si experimenta una pérdida de apetito, debería consultar a su médico, ya que puede ser a veces un signo de depresión postparto.

Qué se entiende exactamente por “dieta equilibrada”

La clave está en la variedad. Al comer diferentes tipos de alimentos, el sabor de la leche materna cambia, lo que permite a su bebé adaptarse y aceptar diferentes sabores mucho antes de empezar a tomar sólidos. Una alimentación saludable se basa en la materia prima, en lugar de productos procesados e industriales que no sólo tienen menos nutrientes, sino que también contienen muchos ingredientes que su cuerpo no necesita, como colorantes artificiales y potenciadores de sabor. En relación a los alimentos que se deberían encontrar en su plato, el objetivo es ingerir diariamente alimentos de todos los grupos descritos a continuación:

  • Alimentos ricos en proteínas, como carne, huevos, pescado (bajo en mercurio), lácteos y legumbres.
  • Pan integral y arroz como fuentes de almidón.
  • Gran cantidad de frutas y verduras, especialmente verduras de hoja verde.
  • Alimentos ricos en calcio, como productos lácteos
  • Grasas beneficiosas presentes en nueces, aguacate, pescado y aceite de oliva virgen extra
  • Mucha agua

Alimentos a evitar durante la lactancia

Aunque la recomendación general es que se puede comer casi cualquier alimento con moderación, existen ciertos alimentos que debería limitar o evitar completamente si es posible.

Beber leche de vaca a veces puede afectar a su bebé al causar síntomas como hinchazón, erupción cutánea, hinchazón de la cara, diarrea, vómitos, etc… debido a una proteína presente en la leche de vaca de la que su bebé puede ser alérgico. Si esto le preocupa, hable con su médico sobre evitar la ingesta de leche de vaca durante un par de semanas y observe si los síntomas de su bebé desaparecen.

Evite tomar mucha cafeína durante la lactancia. La recomendación general en madres lactantes es no tomar más de 200 mg de cafeína al día. Tenga en cuenta que la cafeína no se encuentra únicamente en el café, sino que también está presente en el té negro, bebidas energizantes y algunos refrescos. Una ingesta elevada de cafeína puede hacer que su bebé se sienta inquieto y nervioso, y tenga problemas para dormir.

El alcohol pasa al bebé a través de la leche materna, por lo que es mejor evitar el consumo frecuente de alcohol durante la lactancia. Si quiere tomar una copa de vino, es mejor hacerlo justo después de haber dado el pecho o sacado leche en vez de antes, y espere un tiempo de al menos 2 horas tras la copa antes de dar el pecho de nuevo. De esta manera, se le da al cuerpo el máximo tiempo posible para eliminar el alcohol antes de la próxima toma.

A veces puede notar que su bebé tiene más calambres después de tomar vegetales y verduras como cebollas, puerro o judías. Podría ser una coincidencia, pero si lo nota cada vez que se ingieren, se recomienda eliminar estos alimentos temporalmente de su dieta.

Si está acostumbrada a una dieta saludable con ciertos vegetales, no es necesario que cambie sus hábitos si éstos no molestan a su lactancia. Probablemente su bebé se haya acostumbrado a esos vegetales a través del útero.