Tabla sobre la dentición en el bebé

Los primeros dientes del bebé suelen salir cuando su bebé tiene aproximadamente 6 meses, pero no debería sorprenderse si el proceso empieza entre los 3 y los 12 meses de edad. Durante la dentición, su bebé desarrollará 20 dientes primarios o de leche. Estos dientes de leche serán después reemplazados a lo largo de la infancia con los dientes permanentes. Este proceso suele terminar a los 21 años.

Cuando a su bebé le empiezan a aparecer los dientes, lo hacen en un orden concreto. El proceso de desarrollo y salida de los dientes puede tardar más o menos tiempo, pero el orden de aparición es generalmente siempre el mismo. La mayoría de los dientes entran en erupción en pares y los dientes inferiores suelen desarollarse antes que los dientes superiores. Consulta la siguiente tabla para conocer mejor el proceso de dentición.


Tabla de desarrollo de los dientes de leche

DienteTiempo de apariciónTiempo de caída
Incisivo central incisor6-10 meses6-7 años
Incisivo central incisor8-12 meses6-7 años
Incisivo lateral incisor9-13 meses7-8 años
Incisivo lateral incisor10-16 meses7-8 años
Primer molar superior13-19 meses9-11 años
Primer molar inferior14-18 meses9-11 años
Canino superior16-22 meses10-12 años
Canino inferior17-23 meses9-12 años
Segundo molar inferior23-31 meses10-12 años
Segundo molar superior25-33 meses10-12 años


Tabla de desarrollo de los dientes de adulto

DienteTiempo de aparición
Incisivo central inferior6-7 años
Incisivo central superior 7-8 años
Incisivo lateral inferior 7-8 años
Incisivo lateral superior 8-9 años
Primer molar superior 6-7 años
Primer molar inferior 6-7 años
Canino inferior 9-10 años
Primer premolar superior10-11 años
Primer premolar inferior 10-12 años
Segundo premolar superior 10-12 años
Segundo premolar inferior11-12 años
Canino superior 11-12 años
Segundo molar inferior 11-13 años
Segundo molar superior 12-13 años
Tercer molar superior 17-21 años
Tercer molar inferior 17-21 años

Es muy importante desarrollar una buena higiene oral desde el principio, para que su hijo pueda aceptar y mantener buenos hábitos de higiene más adelante, pero también para dar un sano inicio a los dientes permanentes y promover el desarrollo de un lenguaje claro. Los dientes que faltan o están deteriorados pueden ser también causa de molestias para los niños, y pueden conducir al rechazo de alimentos.