Cuándo dede empezar a lavarse los dientes

Los dientes de leche aparecen normalmente a los 6 meses, sin embargo, la higiene bucal debe empezar incluso antes. Los dientes de leche no parecen importante ya que son reemplezados sobre los 6 años, pero actúan como marcadores de posición para los dientes permanentes. El cuidado de las encías de su hijo evita el desarrollo de gingivitis, inflamación de las encías, que puede afectar el espacio entre dientes. Además, un conjunto saludable de dientes de leche es esencial para el desarrollo adecuado del habla, por lo que es muy importante que su pequeño empiece a cepillarse los dientes pronto.

Cuanto antes mejor cuando se trata de cuidado bucal

Las buenas base del cuidado bucal empiezan con la limpieza de las encías mediante el uso de un paño suave y húmedo o un trozo de gasa. Limpie las encías de su bebé suavemente después de las comidas y antes de acostarse. Una vez que el proceso de dentición empieza y los primeros dientes de leche aparecen, puede empezar a utilizar un cepillo de dientes diseñado especialmente para niños (asegúrese de que es apropiado para su edad). Debe ser suave, con un cabezal pequeño y un mango grande.

Puede empezar usando solamente un cepillo de dientes húmedo y después graduar lentamente la pasta de dientes cuando haya salido el primer diente. La cantidad de pasta de dientes que debe usar va del tamaño de un grano de arroz, hasta el tamaño de un guisante después de cumplir 3 años. Cepille suavemente con movimientos circulares, alcanzando todos los dientes de ambos lados, y preste especial atención a la zona donde los dientes se encuentran con las encías. Haga que su hijo se acostumbre a tener sus dientes cepillados dos veces al día. Anime a su hijo a escupir después de tener sus dientes cepillados, pero no se preocupe demasiado si se necesita algún tiempo para dominar esto. Debería ayudar a su hijo a cepillarse los dientes hasta que sea capaz de escupir y enjuagarse por su cuenta, lo que suele ser alrededor de los 6-7 años. Las técnicas de cepillado de los niños son a menudo óptimas desde los 10 años, se puede comprobar después de cepillarse con comprimidos especiales que colorean los dientes que todavía contienen placa. Reemplace el cepillo de dientes cada dos meses o tan pronto como observe que las cerdas se están extendiendo. La pasta de dientes que elija debe estar formulada para la edad de su hijo y debe contener fluoruro, que juega un papel importante en la prevención de caries. Utilice una pasta de dientes que no tenga sabor a frutas para evitar que su hijo la trague.

Cuándo llevar a su hijo al dentista

Puede empezar llevando a su niño con usted a sus propias citas dentales para que éste pueda acostumbrarse a los olores, sonidos y miradas del dentista. Si se pone nerviosa en el dentista, programe una cita separada para su hijo. Es importante permitir que su hijo se acostumbre al dentista antes de que necesite acudir a una revisión. Hable con su dentista para la primera revisión. Asegúrese de que el dentista esté relajado y familiarizado con los niños.

Compruebe sus dientes regularmente para identificar los primeros signos de caries dental. Si nota cualquier mancha negra en el diente, debería llevar a su hijo al dentista para una revisión.

Cómo proteger los dientes de su hijo

Evite llenar el biberón de su hijo con refrescos, zumos, batidos y otras bebidas azucaradas, y reemplácelos con agua, leche materna o fórmula. El azúcar es uno de los mayores culpables de la caries dental así que minimícelo en la dieta de su niño tanto como sea posible. Trate de hacer que su hijo se acostumbre a beber de una taza normal lo antes posible. Consiga también que su hijo se acostumbre a beber la taza inmediatamente, en vez de ir sorbiendo de vez en cuando. Evite poner miel o azúcar en el chupete de su bebé y ofrézcale meriendas sanas, como queso o verduras. Si no desea restringir completamente el consumo de alimentos dulces, limítelos solo a la hora de la comida, para que los dientes tengan la oportunidad de recuperarse mientras tanto. Si usa alimentos para bebés, asegúrese de que no contenga azúcar u otros edulcorantes.